Ahora Un Piñon, Siguiente Un Muelle

The English version of this post—Now a Pinion, Next a Spring—was posted here on January 28, 2015. This Spanish translation is my own and may contain errors. I invite native speakers of the language to comment on my errors and to suggest corrections. Aquí está una traducción en español de Now a Pinion, Next a Spring. Por favor, hispanohablantes quienes leen mis traducciones me permitan saber mis errores y sugieran enmiendas.

“Pero nuestras máquinas han estado corriendo por setenta o ochenta años, y tenemos que anticipar que, desgastadas como están, aquí un pivote, allí una rueda, ahora un piñon, siguiente un muelle, ellas estarán rompiendose; y no importa cómo podemos juguetear con ellas por un rato, finalmente todo va a parar moción.”– Thomas Jefferson

El más difícil libro que he leyendo recién es Cómo Morimos: Reflexiones en el Capítulo Final de la Vida (1993) [en inglés, How We Die: Reflections on Life’s Final Chapter] por Sherwin B. Nuland. Es difícil para leer, no porque es escrito pobremente o es de pura palabrería excepcionalmente (el libro es ninguno de los dos), pero en vez porque el sujeto del libro es la manera en que personas mueren, un sujeto que Nuland, un cirujano y educador, describe en detalle clínica. Nuland explica lo que pasa en nuestros cuerpos cuándo tenemos un ataque al corazón o derrame cerebral, o cuándo hemos estado diagnosticado con Alzheimer, SIDA, o cáncer. Él describe vieja edad y el inexorable proceso que conduce a muerto, una realidad que Thomas Jefferson fue reconociendo en su carta a John Adams en 1814, citado arriba. He venido de leyendo el libro de Nuland con la realización que mi propia muerte probablemente no va a ser digna.

Nuland escribe:

“ ‘Muerte con dignidad’ es la expresión del deseo universal de nuestro sociedad para lograr un triunfo con gracia contra la escueta y a menudo repugnante irrevocabilidad de la última chisporroteando de vida…

“Pero el hecho es, muerte no es una confrontación. Es simplemente un evento en la secuencia de los continuados ritmos de naturaleza. No muerte pero enfermedad es el real enemigo, enfermedad es la maligna fuerza que requiere confrontación. Muerte es la cesación que viene cuando la batalla agotadora se ha perdido. Aún la confrontación con enfermedad se debe estar acercado con la realización que muchos de las enfermedades de nuestro especie son simplemente vehículos para el arduo camino por el que cada uno de nosotros es devuelto al mismo físico, y quizás espiritual, estado de inexistencia desde cual nos emergimos en el momento de la concepción. Cada triunfo sobre alguna patología grave, no importa cómo resonante es la victoria, es solomente un aplazamiento temporal de el fin inevitable.”

Como penoso que es para leer acerca de mi fin inevitable, yo acepto la premisa de Nuland que conocimiento preciso de cómo una enfermedad mata puede servir para nos protege contra nuestras propias peor imaginaciones. Sabiendo qué pasa a nosotros y el curso probable de eventos que viene nos hace mejor capaz de hacer decisiones racionales sobre tratamiento opciones que puede estar presentado a nosotros: “Un sentido razonable de qué es ser esperado sirve como una defensa contra los descontroladas imaginaciones de miedo sin fundamento y el terror que uno no está haciendo cosas bien de algún modo.”

“La final enfermedad que naturaleza impone en nosotros determinará la atmósfera en que podemos despedirnos de la vida, pero nuestros propias decisiones deben ser permitido, en tanto que es posible, ser la decisiva factor en la manera de nuestra partida.”

Nuland aborda el papel del doctor en tratando grave enfermedad. El objetivo de todos los doctores, Nuland escribe, es hacer el diagnóstico y diseñar y realizar el tratamiento específico. Él llama este objetivo “La Adivinanza” y él nota que “el objetivo impulsor del médico para resolver La Adivinanza va a estar a veces en desacuerdo con nuestros intereses al fin de vida.”

“Las fronteras de futilidad médical, no obstante, nunca han estado claras, y puede estar demasiado para esperar que ellas estarán alguna vez. Es quizás por esta razón que la convicción ha surgido entre doctores—más que una mera convicción, es sentida hoy día por muchos como una responsibilidad—que si error ocurre en tratamiento de un paciente, debe estar siempre a lado de haciendo más más que menos. Haciendo más es probable para servir las necesidades del doctor más que las del paciente. El éxito mismo de sus terapéuticos esotericos demasiado frecuentamente dirige el médico para creer que él puede hacer lo que es más allá de sus haciendo y salvar ellos quienes, dejado a su propia juicio sin trabas, elegirían no estar sometido a su salvando.”

¿Y así qué esperanza es dejado cuando morimos? Nuland ofre su respuesta, que parece a mi una percepción rica. Él concluye “La más grande dignidad ser encontrado en muerte es la dignidad de la vida que lo precede.” Esperanza, él dice, “reside en el significado de qué nuestras vidas han sido.”

“Y así, si el imagen clasico de muriendo con dignidad debe estar modificado o hasta desechado, ¿qué es ser rescatadas de nuestra esperanza para los final recuerdos que dejamos a quienes nos aman? La dignidad que buscamos en muriendo debe estar encontrado en la dignidad con que hemos vivido nuestras vidas. Ars moriendi is ars vivendi: El arte de muriendo es el arte de viviendo. La honestidad y gracia de los años de vida que son terminando es la medida real de cómo morimos. No es en las finales semanas o días cuando redactamos el mensaje que será recordado, pero en todas las décadas que los precede. Él quien ha vivido en dignidad, muere en dignidad.”

Share This:

Hits: 572

Some other stuff for later,

  • 75
    The English version of this post—Becoming Neil—was posted here on March 29, 2016. This Spanish translation is my own and may contain errors. I invite native speakers of the language to comment on my errors and to suggest corrections. Aquí está una traducción en español de Becoming Neil. Me gustaría…
  • 72
    “But our machines have now been running seventy or eighty years, and we must expect that, worn as they are, here a pivot, there a wheel, now a pinion, next a spring, will be giving way; and however we may tinker them up for a while, all will at length…
  • 64
    The English version of this post is Living Longer on Purpose. The Spanish translation is my own and may contain errors. I invite native speakers of the language to comment on my errors and to suggest corrections. Aquí está una traducción en español de Living Longer on Purpose. Encontrando un…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.