Tag Archives: aging

En un País Extraño: Siete

The English version of this post is In a Strange Land: Seven. The Spanish translation is my own and may contain errors. I invite native speakers of the language to comment on my errors and to suggest corrections. Aquí está una traducción en español de In a Strange Land: Seven. Por favor, hispanohablantes, sugiera correcciones. Muchas gracias.

Me pregunté a veces si yo viviría qualquier diferentemente si sabía cómo viejo estuve. Esto estaba una pregunta no unico a exilio, pero en el tiempo de exilio, la edad se definía por muerte. En una edad más joven, el muerte había estado más abstracto que me parecía ahora.

La edad estaba diferente en veces de juventud, adolescencia y edad adulta. Entonces la edad pertenecía de crecimiento, y después pertenecía del baile de escolaridad, y después pertenecía de encontrando una compañera y teniendo una carrera. Yo sabía mi edad entonces cuando había tanto de mi vida que yodebía hacer.

La edad nos da nuestras orientaciones, nuestras direcciones. El exilio, sin embargo, estaba inexplorado. El fin de exilio fue seguro, porque la muerte vendría. Yo no sabía cómo viejo estuve, porque no sabía cuando me encontraría con mi muerte. Si yo moriría mañana o uno año después de ayer, entonces yo sería bastante viejo ahora, pero no podía saber por adelantado mi longitud y mi latitud.

Tal vez yo viviría por cien años–pero dos cientos? Probablemente no. Mi edad actuarial–dieciocho más o menos antes del fin del exilio–fue simplemente una apuesta. La verdad fue que no supe–yo no podría saber–cómo viejo estuve.

Yo elegí abrazar la incertidumbre, la brújula cambiante, que fue el color de mi exilio. La certidumbre estaba dentro de mi alcance, por supuesto, pero yo no tenía inclinación hacia una conclusión autoinducida.

Yo no sabía la edad del vino. ¿Importaría si yo lo sabía? ¿Yo elegiría hacer una cosa diferente después del desayuno esa mañana, sabiendo que mi exilio continuaría por cinco años – solamente cinco años y no diez o treinta?

A mí no fue obvio que debo vivir mi vida como si no habría mañana or, más realistamente, habría menos mañanas. El filosofía de “vive para hoy” estaba un tipo de juego mental, un ejercício en benigno autoengaño que equivalía poco más que jugando las probabilidades. Por ejemplo, si me hice creer que yo tuve solamente uno año para vivir, entonces yo estaría seguro a cuidar de todas esas cosas de que debo cuidar antes del fin. Limpiaría mi armario. Yo me deshacería discretamente de todas las evidencias condenatorias. Yo disfrutaría de vida al exceso. Habiendo hecho todo eso, cualquier mañana más allá de las próximas 365 cuando yo me despertaría debe tomarse como un bono.

Yo lo pensé, pero no funcionó para mí. Yo no podía hacerme creer que tenía solo uno año más para vivir. De verdad, no quise hacerme creer eso. Yo no quería ir a través de la angustia de imaginando que el fin de mi exilio vendría tan pronto.

Además, parecía una cruda manera de reemplazar la ideología de mi vida más joven con una colección supuestas de cosas que yo me suponía hacer antes de muriendo. Con toda probabilidad, yo sobreviviría el año y me encontraría ser justo como inseguro de mi posición.

¿Y qué entonces? ¿Podría recobrar un presentimiento de sabiendo lo que yo debía estar haciendo por pretendiando un ves más que yo tenía solo uno año más para vivir? Parecía improbable.

Si había sabido cómo viejo estuve, ¿habría sido diferente mi vida? Si había sabido por seguro que yo tuve otro 30 años para vivir, ¿habría cambiado cómo viví ese día? ¿Habría valorado cada día como tanto? O, ¿la misma incertidumbre hizo más dulce mi vida?

El hecho fue que yo no viví con un hipótesis de incertidumbre de una manera u otra. No sabiendo lo que debía estar haciendo me hizo sentir vagamente incómodo a veces. No sabía cómo viejo estuve, y si yo valoraba vida en absoluto, yo no podía saber.

Share This:

Hits: 10

Some other stuff for later,

  • 77
    The English version of this post—In a Strange Land: Five—was posted here on January 10, 2016. This spanish translation is my own and may contain errors. I invite native speakers of the language to comment on my errors and to suggest corrections. Aquí está una traducción en español de In…
  • 72
    The English version of this post—In a Strange Land: Six—was posted here on February 18, 2017. This spanish translation is my own and may contain errors. I invite native speakers of the language to comment on my errors and to suggest corrections. Aquí está una traducción en español de In…
  • 71
    The English version of this post is Retirement Guilt. The Spanish translation is my own and may contain errors. I invite native speakers of the language to comment on my errors and to suggest corrections. Aquí está una traducción en español de Retirement Guilt. Al fin de este mes, voy…

Now We Are Six

This day marks the sixth anniversary of this blog (with apologies to A.A. Milne).  It doesn’t seem that long ago that I started this collection of random writings.  The anniversary is just one more reminder that time seems shorter looking back – well, not shorter, but certainly quicker.  The truth is that my past has been longer than my future will be.  It is a melancholy thought.

I have forgotten most of my past.  Why is that?  Why have I forgotten so much of the joy and the awesome moments, while often remembering my errors and regrets?  Does this perverse nostalgia afflict other people, or is it just me?

I don’t remember what I have written here.  Fortunately, I don’t have to remember.  Reading what I have written in the past becomes an artificial memory, a computer-assisted bionic memory.  Reading thoughts from the past, however, sometimes gives me the odd sensation that the words were written by someone else.

I am not the same person I was six years ago, though I have to admit that I am a close relative.  If I am still able to write six years from now, another close relative will have taken over the creative process by then.

He will be a better, wiser person, I hope.

Share This:

Hits: 25

Some other stuff for later,

  • 67
    I started this blog a year ago (November 29, 2013), almost one year after beginning my retirement on January 1, 2013. In that first post, right after Thanksgiving 2013, I said that I felt fortunate that I could choose to retire, and I am still thankful for that. In my…
  • 56
    This post explores the meaning of work in the context of successful aging and is inspired by the information found on a website of the same name. It is a follow-up to my earlier post: Successful Aging. In physics, work is done when a force applied to an object moves…
  • 50
    There were benefits that came with my exile. Among the benefits was the freedom to go places. A strange incongruity was that the more I thought about going places, the more aware I became of my home and its importance to me. I wanted to go places. I wanted to…