Tag Archives: hearing aids

A Thanksgiving Story

This story is not about politics or religion. In the end, it is a story about remembering that we are connected despite our tunnel-vision anxieties about how divided we have become as people. Kindness is a virtue that does not belong to any faction or faith. It is a true story about a small thing.

It all started in May of this year when we visited Mesa Verde National Park. This is the story of the Unfortunate Incident at Mesa Verde.

At the Park Point Overlook in Mesa Verde, a short, paved trail leads up from the parking area to several high viewpoints. It was a beautiful, sunny afternoon when we stopped there in May, and the vistas from the top of the mesa were spectacular. And it was very windy up there, too.

That morning, we had gone on a ranger-led tour of Long House, one of the many ancient cliff-dwellings at the park, and I wore my hearing aids so that I would be able to hear our guide better. I was still wearing them later, when we visited the Park Point Overlook. As I took in the view, I was hit with a strong gust of wind, and I felt one of the hearing aids loosen in my ear. I checked them both to be sure that they were firmly in place.

Several hours later, as we walked to a restaurant in Durango, I felt the hearing aid in my right ear come loose again, and when I reached up to check them again, I discovered that there was no hearing aid in my left ear!

We retraced our steps, searching the sidewalk for the missing hearing aid. Back at the hotel, we searched the room and the car—but the hearing aid was gone. I realized then that it must have blown from my ear at Park Point Overlook.

I considered whether to drive back to the park to search, but I decided that it would be hopeless. I had no idea where I had lost the hearing aid. I could not even be sure that the wind had blown it from my ear somewhere at the Park Point Overlook. I blamed myself. Why had I not removed my hearing aids after the Long House tour? I did not need them for sight-seeing. Sometimes it seemed they were more trouble than they were worth.

After a fretful night, I concluded that I could be careless anywhere. I could as easily lose a hearing aid in my own neighborhood as I might on a road trip. It was one of the hazards of having the damned things. They are tiny and light, and if they are fitted well, you are not aware of them in your ears. The lesson was that if you are going to be walking around in a stiff wind, remove the little buggers and put them away in their case.

We were only about halfway through our Wild West Road Trip, and I was not going to let the hearing aid mishap spoil the rest of the journey. We would go on to enjoy being on the road together in the remarkable American west.

In August, two months after our return from the road, I decided it might be time to do something about replacing the missing device. I stopped by my friendly Costco Hearing Aid Center, where they told me that the hearing aid could be replaced but that I should considering buying a new pair because they were “so old” (I had had them for less than three years). Maybe it was time to upgrade to the latest technology. I decided to think about it.

I let three more months pass, and in November, I was about ready to buy two new hearing aids. Yet, when a last wild notion surfaced in my brain, I sent an email to Mesa Verde National Park on the off chance that a hearing aid had been turned in to their lost and found.

Two days later, I got an email response from Ranger Dave (last name omitted for reasons of privacy), who said that he remembered that a hearing aid had been turned in around the end of May, but unfortunately, the park only keeps unclaimed items for three months. All the items that they had received in May had been given to the Methodist Thrift Shop in October. He gave me their telephone number.

I called the thrift shop. The person I spoke with did not know about any hearing aid being donated. They did not have it. I explained to her that the Mesa Verde ranger remembered a hearing aid among the items turned over to the thrift shop. She promised to ask the manager and staff about it. I thanked her, but I knew that I was near the end of the trail and that what I had concluded in May was most likely true: the Mesa Verde wind had carried my hearing aid to its destiny, never to be found.

But a week later, I received an email from Kelly (last name omitted for reasons of privacy), the manager of the Methodist Thrift Shop in Cortez, Colorado. She said that she had my hearing aid and wanted to return it to me! She confirmed that it matched the description I had given to Ranger Dave.

Two days before Thanksgiving, a well-wrapped package from Cortez arrived for me. In it was the hearing aid, not noticeably much worse for wear and working just fine after I installed a new battery.

What were the odds? When the tiny bit of gray plastic flew from my ear, it had to have landed where a sharp-eyed park visitor could see it. That visitor had to look to the ground at just the right moment. He or she had to be willing to stop and pick it up, had to realize what it was, and had to take the trouble to turn it in to the Park Service. Ranger Dave had to remember, five months later, that a hearing aid had indeed been placed in the park’s lost and found in May. Kelly had to remember that a hearing aid was received at the thrift shop in October. The person who answered the phone when I called—and who did not think that the thrift shop had any hearing aid—had to bother to ask Kelly about it. Kelly had to have held onto it and had to imagine that, for someone, it was not just a worthless bit of plastic. And finally, she had to identify it as my missing hearing aid and to pack it so carefully to return it to me.

It is an astonishing series of kindnesses by a team of total strangers who did not know they were a team. This Thanksgiving, I am feeling grateful for these people, thankful that each of them was willing to do “the right thing” without knowing who they were doing it for and without knowing that it would make any difference to anyone. This Thanksgiving, I am appreciating the kindness of strangers, and even though I don’t believe in miracles, this amazing little story comes close.

Share This:

Some other stuff for later,

  • 53
    Too often, I find myself saying “What?” in conversations because I do not understand something that the other person has just said. People just don’t speak up the way they used to. I have become more aware of this reluctance in others to speak clearly as I have gotten older.…
  • 35
    The English version of this post is What (Did You Say)? The Spanish translation is my own and may contain errors. I invite native speakers of the language to comment on my errors and to suggest corrections. Aquí está una traducción en español de What (Did You Say)? Con demasiado…
  • 26
    I have been wondering about spirituality and whether having a spiritual life—the way one might have a social life or a love life—would be helpful in learning to live optimally. There are, according to a pair of experts, more a thousand “spiritual practices,” any one of which might put me…

¿Qué (Dijo)?

The English version of this post is What (Did You Say)? The Spanish translation is my own and may contain errors. I invite native speakers of the language to comment on my errors and to suggest corrections. Aquí está una traducción en español de What (Did You Say)?

Con demasiado frecuencia, encuentro mi mismo diciendo “¿Qué?” en conversaciones porque no comprendo algo que la otra persona acaba de decir. La gente simplemente no habla con claridad en la forma que solían. Me he vuelto más consciente de esta reticencia de los otros para hablar con claridad ya que he envejecido más. Aún se ha ocurrido a mí que quizás ellos no están reticentes de hablar con claridad, pero en vez de eso, ellos me están probando. Hablán más suavemente y más bajito, gradualmente bajando el volumen, intentando a encontrar el punto óptimo en que su voz se convierte incomprensible a mí. No sé por qué hacen esto. Tal vez les entretiene.

Además yo he notado que hacen esto en televisión ahora. Los comerciales están bastante fuertes, y así es obvio que tienen la tecnología para transmitir el diálogo en un volumen comfortable y con claridad suficiente que palabras reales se puede estar detectado desde mi locación en el otro lado de la sala. Por suerte, ajustes se puede estar hecho para contrarrestar el subterfugio de la televisión transmisión. Se puede subir el volumen de la tele y reducir el intento de las emisoras para amortiguar el diálogo y lo enmascarar por medios de música ambiental o efectos especiales.

Otra gran invención es subtítulos. Uso eso mucho cuando mirando televisión. Desafortunadamente, sin embargo, los subtítulos no son siempre exactos. A veces, muestran palabras que son completamente equivocadas. Sé esto porque aún puedo oír el diálogo hablado mucho del tiempo, a pesar de el enmascarando y amortiguando. A veces, enteras secuencias de palabras se omiten de los subtítulos. También, los subtítulos están típicamente retardados y se quedan atrás del sonido y la acción pasando en la pantalla. La tecnología de subtítulos no es perfecta—quizás por diseño—y puede estar mucho complicado si está intentando seguir la historia por dependiendo de los subtítulos solamente.

Sin embargo, el control de volumen y subtítulos son herramientas útiles que lo hacen posible mirar televisión y de hecho entender lo que estar dicho mayor del tiempo. Yo extraño teniendo estas herramientas cuando quiera que yo converso con una persona quien está reluctante para habla con más claridad o quien me podría estar probando.

Por supuesto, ser capaz de oír el diálogo por televisión no mejorar la calidad del diálogo en sí. El diálogo de muchas tele dramas—particularmente americanas tele dramas—es típicamente insípido y ilógico y caracterizado por una escasez de ingenio y elocuencia. No es realmente una sorpresa que las emisoras utilizan técnicas para amortiguar y distorsionar ese tipo de diálogo aburrido para hacerlo que indistinguible del ruido de fondo.

Mi necesidad decir “¿Qué?” es el más agudo cuando la conversación está ocurriendo en un lugar atareado donde muchas personas están hablando. Esto es especialmente perceptible en ciertos restaurantes que parecen se diseñado y amueblado en tal manera que los murmullos ambientes de personas charlando en otras mesas distraen atención de mi disfrute de cenar y conversar con mis compañeros en mi mesa. La grosería de otros con respecto a eso ha convertido común y ordinario, pero eso no es una excusa por mal diseño de restaurantes. Restaurantes con acústica mala son sintomáticos del debilitamiento general en sociedad civil que ha ocurrido en años recientes. Soy bastante viejo para recordar cuando estabamos una gente más amable, más suave y más considerada, quien supo como hablar con más claridad.

Me doy cuenta que no puedo cambiar los hábitos groseros de otras personas, pero si quiero al menos les entender mejor, tenemos, de hecho, la tecnología—en la forma de audífonos. He resistido teniendo que recurrir a usar audífonos—en parte, porque he permanecido optimista que aquellos más próximo de me aprenderán enunciar. Mi resistencia es en gran parte debido a mi percepción que los audífonos son para viejos hombres. Aunque soy jubilado ahora, no pienso de mi mismo como una vieja persona. Llevando puesto audífonos estaría incongruente con mi autoimagen como una más o menos bastante madura, pero definitivamente no vieja, persona.

Sé, intelectualmente, que tener audífonos no es algo que sólo las viejas personas hacen. La pérdida auditiva puede ocurrir a cualquier edad o hasta desde parto. La pérdida auditiva puede ocurrir a cualquier edad o incluso desde nacimiento. Por supuesto, un niño quien lleva puesto audífonos se estaría nunca etiquetado como una persona vieja. No obstante, en un nivel emotivo, me sentiría más viejo y débil si comienzo a llevar puesto audífonos. El uso de tecnología para oír mejor podría mejorar mi calidad de vida. Sin embargo, hay algo que es artificial sobre ello que es perturbador. Cuando fui un hombre más joven, no necesité depender de aparatos suplementarios para mantener una buena calidad de vida. Llevar puesto audífonos—y ser visto usarlos–haría mi ancianidad eso mucho más aparente.

Volviendose viejo es inevitable lo más largo uno vive. Tenemos opciones acerca de lograr una deseable calidad de vida, aún por medios artificiales.

Habiendo aceptado principalmente mi situación con respeto al proceso de envejeciendo, he decido a explorar la opción de los audífonos. He tenido mi oído ensayado. En realidad, he tenido mi oído ensayado cuatro o cinco tiempos desde 2004. Lo más recientemente, tuve mi oído ensayado por dos profesionales diferentes. Todas estas pruebas confirmaron que tengo una leve pérdida de oído. Mio es un déficit en la gama de frecuencia más alta (2,000 Hz y encima). También, tengo tinnitus (un chirrido constante de alto tono y bajo volumen en ambos oídos), de otra manera sabido como zumbido de los oídos. No es raro. Tinnitus parece estar asociado con pérdida de oído, particularmente con alta frecuencia pérdida de oído.

Mi calidad de vida estaría mejorado por audífonos si puedo detectar mejoramiento en cualquier de lo siguiente:

  • Habilidad para entender cuando alguien habla.
  • Habilidad para distinguir alta frecuencia, similar sonando consonantes como “f” y “s”.
  • Habilidad para entender conversaciones en sitios donde muchas personas están hablando al fondo.
  • Habilidad para entender diálogo por televisión con volumen más bajo, sin el uso de subtítulos.
  • Habilidad para desconectarse mi tinnitus.

Después de mi recientes pruebas de oído, probé dos diferentes audífonos de fabricantes diferentes. Cada modelo prototipo audífono fue similar en deseño al otro, pero el precio para un par fue $8,000 para la una marca y $1,900 para la otra.

Ambos modelos fueron digitales, programmable audífonos con un micrófono parte detrás del oreja y un pequeño tubo transparente conduciendo de la detrás del oreja unidad a un poquito receptor que se puesto en el canal de oreja. Para ambas demostraciones, los audífonos se programaron a emparejar con mi audiograma particular.

Con ambos pares de audífono demostradores, la sensación inmediata fue que yo estaba escuchando a amplificado (como contra de natural) sonido. Esta sensación fue más evidente en oyendo mi propio voz. Esta reacción es aparentemente típica de nuevos audífono usuarios, y por consiguiente, los aparatos inicialmente están ajustado al bajo extremo—si no lo más bajo—de niveles de volumen. Después del cerebro de uno se acostumbra a teniendo sonidos estando amplificados por audífonos, me dijeron, los audífonos están ajustado normalmente para proveer un poco más amplificación (para mejor compensar por las frecuencias donde existe la pérdida de oído).

Entre los dos demostrador modelos que intenté, no pude detectar ningún diferencia. Uno par de aparatos no fue perceptiblemente mejor que el otro. Es muy difícil hacer una comparación significativa, no obstante. Los ambientes en que cada demostración ocurrió fueron bastante diferentes de cada otro. Llevaba cada par de demostrador audífonos para solamente diez o quince minutos.

Aunque sentí que podía oír mejor con los audífonos que sin ellos, fue dura separar lo que yo estaba oyendo realmente desde lo que pensé debo estar oyendo. ¿Quiero decir, son audífonos, correcto? Audífonos deben ayudar oyendo. En una quince minuto demostración, no hubo manera para mí decidir si una marca y modelo de audífono fue mejor que el otro en el basis de durabilidad, vida de la pila y calidad de los internal componentes electrónicos y software.

No tengo la paciencia o inclinación para probar otros audífonos por otros vendedores o tomar más oyendo pruebas. Porque no encontré diferencias obvias en rendimiento entre los dos modelos que probé, puedo elegir cualquiera.

Para mí, la más grande decisión fue decidiendo entre teniendo audífonos o no teniendo audífonos. En algunos respetos, sin embargo, esa fue una más fácil decisión que elegiendo entre dos audífono modelos que pareció desempeñar igualmente bien.

He hecho la grande decisión. He decidido obtener audífonos. Estoy en el otro lado de ese particular momento crítico, pero eso no significa que no voy a cambiar mi opinión sobre ello más tarde. Teniendo audífonos y en realidad usandolos en un regular basis diariamente son dos cosas diferentes. A pesar de mi emocional reservaciones sobre pareciendo más viejo que siento que soy, voy a llevar puesto ellos. Supongo que va a tomar unos pocos meses para ver cómo mi cerebro reacciona a teniendo amplificadores pequños detrás de mis oídos. Va a tomar algún persistente uso de los audífonos antes de que yo pueda decidir si ellos están haciendo mi calidad de vida un poco mejor. Mientras tanto, tengo la esperanza de que las otras personas aprendan a hablar con más claridad y dejen poniendome a prueba.

Pido disculpas a hablantes de español por adelantado por esos errores que estoy seguro a hacer. Espero que cualquier hablantes de español quien van a leer mis traducciones me permitirán saber sobre mis errores y van a sugerir enmiendas.

Share This:

Some other stuff for later,

  • 71
    Too often, I find myself saying “What?” in conversations because I do not understand something that the other person has just said. People just don’t speak up the way they used to. I have become more aware of this reluctance in others to speak clearly as I have gotten older.…
  • 65
    The English version of this post is Exercise for the Lazy Person. The Spanish translation is my own and may contain errors. I invite native speakers of the language to comment on my errors and to suggest corrections. Aquí está una traducción en español de Exercise for the Lazy Person.…
  • 53
    The English version of this post is Successful Aging. The Spanish translation is my own and may contain errors. I invite native speakers of the language to comment on my errors and to suggest corrections. Aquí está una traducción en español de Successful Aging. Visité recientemente el sitio web de…